miércoles, 19 de octubre de 2016

Crítica: "Ouija - El Origen Del Mal" - Una de sustos para pasar un buen rato

Cartel de Ouija, el origen del mal


Mike Flanagan (1978 - Salem, Massachusetts, USA) es el director co-escritor y editor de esta eficaz precuela de Ouija (Stiles White - 2014). Se le nota oficio (ha dirigido y escrito y montado entre otras Oculus, Hush, Absentia y Before I Wake) y afición, prueba de ello son las pequeñas pistas y guiños que va dejando aquí y allá para los espectadores avezados a lo largo de la película, comenzando en los créditos.

El primer acto de la película rezuma sarcasmo y humor negro. Todo se desenvuelve con la soltura de quien conoce perfectamente el medio, y ha decidido pasarlo bien, construyendo un entretenimiento parecido por momentos a un parque de atracciones. La complicidad con el espectador funciona, arrancando risas y sustos de situaciones que no por clásicas o esperadas dejan de ser menos divertidas.

Fotograma de Ouija, el origen del mal

A medida que la película avanza hay un punto de inflexión que nos introduce en un segundo acto más oscuro. El humor va desapareciendo y aunque la intención sea inquietarnos, quedan algunos sustos por delante que provocarán todavía algunas risas nerviosas. Se agradece de nuevo el buen oficio en el montaje y la soltura a la hora de contar la historia, pero empiezan a cansar los sobresaltos auditivos. Menos mal que el director parece darse cuenta de ello y a medida que entramos en el tercer acto nos encontramos con dos o tres momentos en el que el silencio (por fin) tiene una pequeña oportunidad para inquietar.

El tercer acto queda algo lastrado por una historia a medio cocer. Las buenas ideas y las pequeñas promesas con las que nos han estado tentando chocan contra una resolución previsible que aunque pueda satisfacer al gran público, roba al fan del género el placer de una recompensa más original y suculenta. 
Todo termina con buen oficio, y uno se queda con la sensación de haber pasado un buen rato, con la sonrisa de quien se acaba de bajar de una montaña rusa, pero con ganas de algo más.
Es irónico pues que una de las escenas más redondas de la película suceda después de unos títulos de crédito más bien largos. En cierta manera es la resolución que estábamos esperando, y no se entiende que no se montase sobre el mismo final, pero bueno, así es el cine de terror, imperfecto e impredecible, como sus monstruos.

Ideal para: ver con tu pareja o cita.
Lo mejor: su cohesión.
Lo peor: ciertos golpes de efecto de sonido innecesarios.
El detalle: la recuperación de las marcas de cambio de rollo para acelerar el ritmo.
Puntuación: 6,5 sobre 10
Ver trailer HD de Ouija - el origen del mal

Publicar un comentario