jueves, 16 de junio de 2011

7 trucos para que vuelva tu inspiración


Hola de nuevo,
Llevo día y medio corto de inspiración, y a falta de no más de diez páginas para terminar mi primera novela, he tenido que auto imponerme un pequeño descanso.
Escribir un libro es una tarea creativa muy diferente a componer o arreglar una canción, aunque la comparación justa sería el trabajo que se realiza para un álbum entero. Aún así, hay ciertos aspectos compartidos, ejemplo, la necesidad de inspiración casi continua.

Durante los años que llevo trabajando como creativo en diversas áreas, y como persona hiperactiva que soy, he tenido que confeccionarme una serie de técnicas para mantener el ritmo, y como no tengo nada mejor que hacer en este momento, os las paso, por si os sirven de ayuda:

1 – Si no estás inspirado/a (a partir de ahora en masculino, imaginad que es para todos), deja de hacer lo que estés haciendo: Es como el insomnio, lo peor es dar vueltas en la cama, mejor levántate y vete a sentarte al salón, o a cualquier sitio que te guste o puedas.
2 – Ten un plan B: Si eres creativo, seguramente tendrás muchas cosas “mundanas” por hacer, por ejemplo archivar facturas, mantener tu página web, actualizar registros, redecorar, tomar café con alguien a quien hace tiempo que no ves, adecentar tu ordenador o tu zona de trabajo, comprar algo para ti o para casa, etc. Ponte a hacerlo sin distraerte un segundo, muchas veces liberando tu imaginación y distrayéndote con otras tareas las ideas vuelven a fluir.
3 – Haz ejercicio o sal a pasear: En mi caso, lo que mejor me funciona cuando estoy falto de ideas es salir a caminar durante una hora. Las endorfinas fluyen y las ideas vuelven. Un consejo, lleva una grabadora, un bloc de notas o un móvil, ¡pues esas ideas pueden perderse de camino a casa!.
4 – Duerme 8 horas: Es normal que un creativo pierda la noción del tiempo, más si trabaja para si mismo. Muchas veces la sequía la produce nuestro propio sistema, que necesita descanso.
5 – No te obligues: Crear debe ser un acto emocionante, como un juego, si intentas obligarte solo te estarás poniendo límites y añadiendo ansiedad al proceso. Hay veces que es más rentable parar dos días que perder un mes.
6 – Disfruta de lo que hagas: Ya sea crear, o cualquier otra tarea, es importante que te haga feliz de alguna forma. Creamos más y mejor cuando más queridos nos sentimos, tanto por nosotros mismos, como por los demás.
7 – Respeta tus horarios: Somos animales de costumbres, si te sueles levantar temprano, sigue haciéndolo, si trabajas llegada la madrugada, inténtalo aunque solo sea un minuto. La inspiración siempre llega al que la busca, o mejor aún, te llega trabajando. Se constante. Si no aparece, no pasa nada, vuelta al plan B.

Espero que os sirvan. Son más o menos los pasos que sigo yo, hay algunos más, pero como ahora mismo no los recuerdo, no deben de ser importantes.
Lo primordial es no caer en la ansiedad, o peor aún, la depresión. Debemos tener en cuenta que nuestro cuerpo es sabio, y la mayoría de las veces lo único que nos está pidiendo es un respiro.
Publicar un comentario